Una mala gestión de los residuos peligrosos producidos por las fábricas e industrias puede acarrear graves consecuencias tanto para la salud humana como para el medioambiente. Es por esto por lo que en RD San Juan, consideramos de suma importancia que todos los residuos sean gestionados de forma correcta.

 

¿Qué son los residuos tóxicos?

Se consideran residuos tóxicos o peligrosos todos aquellos materiales o productos que están hechos de o contienen sustancias tóxicas que pueden liberarse en el medio, una vez desechados. Son residuos peligrosos, por ejemplo, todos aquellos que sean inflamables, radioactivos, explosivos o que puedan causar reacciones químicas.

 

¿Cuáles son los riesgos de los residuos tóxicos?

La gestión negligente de los residuos tóxicos puede tener un impacto negativo sobre el medio ambiente y sobre la salud humana.

 

  • Riesgos para la salud:

Los efectos del contacto con residuos tóxicos en la salud dependen principalmente de dos factores: La naturaleza del residuo los residuos y el tiempo de exposición y contacto.

Un contacto breve a residuos tóxicos no excesivamente peligrosos puede causar malestar general, jaquecas, reacciones alérgicas, náuseas y vómitos.

Sin embargo, otros residuos tóxicos provocan, incluso con exposiciones reducidas, enfermedades cancerígenas, tumores, problemas respiratorios y del corazón, alteraciones genéticas en el feto en caso de mujeres embarazadas, etc.

Una larga exposición a residuos muy tóxicos puede tener un efecto irreversible en la salud o incluso causar la muerte.

 

  • Riesgos para el medioambiente:

Los residuos tóxicos, si no se transportan y almacenan correctamente, pueden provocar filtraciones al medio y contaminar aguas, subsuelo e incluso el aire. Dependiendo de la cantidad y concentración de las sustancias químicas tóxicas filtrada en el medio, pueden hacerlo incluso imposible de rehabilitar.

Así mismo, el contacto del medio con estos residuos puede causar mutaciones genéticas en los organismos vivos, los cuales pueden poner en riesgo el equilibrio natural del medio.

 

Por todo esto, gestionar el traslado y almacenamiento de los residuos tóxicos y peligrosos debe entrar dentro de las prioridades de cualquier empresa y fábrica, responsable con el medioambiente y con la salud pública.