De sobra es sabido que nuestros hábitos de consumo y nuestros hábitos de producción están estrechamente ligados a la cantidad de residuos que generamos. Sin embargo resulta muy difícil tener una amplia visión de estos residuos que generamos y de su destino, debido a la amplia gama de residuos que existen y a los diferentes procesos de tratamiento que sufren o pueden sufrir.