Las empresas especialistas en demolición tanto en Navarra como en el resto de España, se han visto obligadas en cierta medida a ser ecológicas. Ahora no es cuestión de elección o de concienciación, sino que más bien, podemos afirmar que se trata de una especie de imposición, pero una imposición bastante coherente.