Si todavía eres de los que se preguntan si merece la pena reciclar, la respuesta es sí. Este proceso comienza en nuestros hogares, con tan sólo un simple gesto, como separar nuestros residuos,en función de sus propiedades y de las condiciones para su reciclaje, al deshacernos de ellos.  De esta manera, estamos contribuyendo a que estos productos puedan ser reciclados y tener una segunda oportunidad. Además, garantizamos que se reduzca la materia que llega al vertedero, por lo que también estamos ayudando a la buena conservación del medio ambiente.