Todos aquellos residuos que acumulamos en nuestras casas son los llamados Residuos Sólidos Urbanos (RSU). Y no solamente los que generamos en nuestro hogar, sino también los que creamos en nuestra oficina y aquellos que se acumulan tanto en el comercio como en el sector servicios.

Según la Ley de Residuos también se considera como tales, aquellos procedentes de la limpieza de vías públicas y cuidados de jardines, áreas recreativas y la playa. Los animales domésticos muertos, así como muebles, enseres, vehículos abandonados, residuos y escombros procedentes de obras menores, también tienen la consideración de residuos urbanos.