Una demolición mecánica consiste en hacer desaparecer parcialmente o en su totalidad la estructura de una construcción antigua, mediante maquinaria pesada. Dicha maquinaria pesada funciona generalmente a base de métodos tradicionales de empuje y tracción. Pero, para que esta demolición se produzca con un éxito óptimo, se deben cumplir varios factores, unos requisitos muy concretos que constituyen las claves más importantes para llevar el proyecto a buen fin.